cabecera iberos IT2

Autor: Carmen Rueda Galán

Fuente: Resumen de la conferencia impartida en el curso de la Universidad Abierta “Patrimonio Histórico-Artístico de Jaén”. Mayo, 2005

VESTIGIOS DE LA RELIGIOSIDAD IBÉRICA EN LA PROVINCIA DE JAÉN: TIEMPOS Y TERRITORIOS*

Carmen Rueda Galán
Centro Andaluz de Arqueología Ibérica.

Son numerosas las huellas de espacios de culto ibéricos documentados en la provincia de Jaén, en distintos tiempos y espacios, nunca perdiendo de vista que las fronteras que hoy configuran los límites del territorio jienense no se corresponden con las distintas áreas derivadas de la heterogeneidad étnica en época ibérica.

Este carácter de heterogeneidad es igualmente definitorio a la hora de intentar conceptuar, de pretender realizar una clasificación objetiva de los santuarios ibéricos, lo que ha derivado que en la actualidad no exista un común acuerdo a la hora de establecer un esquema de los espacios de culto de época ibérica. En Jaén, desde el punto de vista tipológico, son diversos los espacios de culto conocidos que van desde santuarios locales a los definidos como los grandes santuarios supraterritoriales de todo el área ibérica que son Collado de los Jardines y la Cueva de la Lobera.

Dentro de este conjunto de vestigios tenemos ejemplos de santuarios bien conocidos, a los que se les ha aplicado una metodología arqueológica moderna que ha permitido su definición. A estos hay que añadir los que fueron intervenidos en época antigua y de los que aún tenemos huecos sin definir.

Se pueden apuntar una serie de características generales de la religiosidad en época ibérica, siempre dentro de la heterogeneidad de espacios y de culto. Existe un elemento principal, casi siempre presente en los espacios de culto: el agua. Este elemento se constituye como un hilo conductor fundamental en la ritualidad, fundamentalmente ligado con cultos purificadores y curativos. De esta forma está presente en santuarios de la provincia como El Pajarillo o los santuarios de Collado de los Jardines y la Cueva de la Lobera. En estos dos últimos casos es clara la vinculación con cultos de tipo curativo, tal y como queda constatado por la presencia de exvotos anatómicos. En este sentido introducimos una segunda característica y es que la religión ibérica parece tener un marcado carácter ‘populista’, es decir, se tendería a solicitar favores sobre carencias o necesidades de orden primario, acerca de enfermedades, fertilidad, cosechas, etc. Dichos mecanismos deben vincularse al ámbito económico, a determinadas condiciones de productividad que implican la potenciación de aspectos como la reproducción o la fecundidad.

1

He planteado un recorrido general por todas estas manifestaciones, teniendo como hilo conductor el tiempo, partiendo desde época antigua (siglo VIII ane) hasta las últimas expresiones documentadas en la campiña jienense (siglo II ane- I dne).


* Este texto es el resumen de la conferencia impartida en el Curso de Universidad Abierta: “Patrimonio Histórico-Artístico de Jaén”. Mayo 2005.

CENTRO DE DOCUMENTACIÓN VIRTUAL DE LOS IBEROS

Eventos