cabecera iberos IT2

Collado de los Jardines (Santa Elena) y la Cueva de la Lobera (Castellar): Dos de los grandes santuarios de todo el área ibérica, fundados en la primera mitad del siglo IV ane, asociados a Cástulo y al control y definición de un basto y rico territorio minero. En ambos se repite el mismo esquema estructural, con la presencia del abrigo o la cueva, el agua, estructuras asociadas al mismo y la vía de comunicación de la Alta Andalucía que en el caso de Despeñaperros une con La Mancha y en el de Castellar con el Levante.

5Reconstrucción de la última fase de funcionamiento del santuario de Collado de los Jardines 

Otra coincidencia material es la primacía de los exvotos de bronce como principales ofrendas en estos santuarios, en los que se han hallado miles, materiales que se constituyen como fundamentales para explicar el tipo de culto practicado en estos espacios, un ritual basado una relación directa entre el oferente y la divinidad, una relación o ‘contrato’, con un marcado carácter de reciprocidad, sin intermediarios, en la que el creyente pide la realización de un favor y lo agradece mediante una promesa o recompensa en caso de ser beneficiado. Existen, por tanto, dos tipos de ofrendas, la de petición y la de agradecimiento.

A la hora de la petición del favor o si este es otorgado, el creyente porta el exvoto, que se materializa como la consecución de dicha petición o agradecimiento a la divinidad. Esto conlleva que, en ambos casos, el exvoto tenga carácter público, que sea expuesto con el objetivo de divulgar la condición benefactora de la divinidad, pero también como muestra de su pertenencia a una determinada colectividad. Por tanto, el objeto formaría parte de todo un sistema de códigos que son entendidos en su significado simbólico a nivel social.

Volver

CENTRO DE DOCUMENTACIÓN VIRTUAL DE LOS IBEROS

Eventos