cabecera iberos IT2

CONGRESO INTERNACIONAL “EL SANTUARIO DE LA CUEVA DE LA LOBERA”. CASTELLAR (JAÉN) 1912-2012

cabecera

En 1912 se inician las intervenciones oficiales en este santuario. Es cierto que, desde tiempo antes, la Cueva del Viche era conocida por la presencia de pequeñas figurillas en bronce que se conocían comúnmente como
mingos.

Las investigaciones arqueológicas reconocen la presencia de estos llamados idolillos en colecciones privadas desde finales del siglo XVIII, pero fue a finales del siglo XIX cuando se documentaron de forma mucho más numerosas. Era tiempo de anticuarios y en muchos de los lotes que surgían de la búsqueda de aquellas antigüedades era habitual hallar algún exvoto de bronce.

Uno de los mejores compendios procedentes de este santuario pertenecía a Tomás Román Pulido, médico de Villacarrillo Está documentado que, a partir de 1895, ya se encontraba en la zona y llegó a su conocimiento la presencia de mingos en el entorno de Castellar. Llegó a adquirir una de las mejores colecciones de exvotos y otros materiales procedentes de este santuario, que actualmente se encuentran en instituciones públicas tan importantes, como el Museo Arqueológico Nacional.

El santuario quedó oculto, a la merced de rebuscadores, durante más de quince años. No fue hasta mayo de 1912 cuando llegaron a instancias oficiales las primeras noticias relacionadas con este espacio de culto. En esta fecha Diego Jiménez de Cisneros comunicó a la Real Academia de la Historia la aparición de exvotos de
bronce en el paraje conocido como la Cueva del Viche o la Cueva de la Lobera. Desde este momento se iniciaron algunos trabajos de 'control', que consistieron en algunas visitas de los correspondientes, al santuario.

En 1914 este espacio arqueológico quedó bajo el amparo de la Junta Superior de Excavaciones y Antigüedades y de la Ley de Excavaciones. Se nombró a Ignacio Calvo delegado-director de las Excavaciones en las Cuevas de las Zorreras, en Castellar de Santisteban y Villacarrillo. Se iniciaron unas excavaciones que no pudieron concluirse por la presión de propietarios y expoliadores.

No se conoce ninguna otra actuación en este santuario hasta mitad del siglo XX. La creación del Instituto de Estudios Giennenses, en 1951, vinculado a la Sección III de la Excma. Diputación Provincial de Jaén y bajo la presidencia de Ramón Espantaleón, se convirtió en el impulso definitivo para la promoción del Museo Arqueológico de esta ciudad. La necesidad de formar colecciones para este nuevo proyecto derivó en la activación de actuaciones en distintos espacios arqueológicos de la provincia. De esta forma, el interés principal de las actuaciones en los dos santuarios giennenses fue el de recopilar una colección destacada de exvotos de bronce ibéricos, como elementos identificativos de la arqueología ibera de Jaén. En este contexto, se encarga a Conchita Fernández Chicarro unas actuaciones en el espacio del santuario, cerca de la Cueva de la Lobera y en la Cueva Horadada.

En los años 60 se inicia otra etapa en la investigación de este santuario, esta vez protagonizada por un investigador francés, Gerárd Nicolini, especialista en la plástica ibérica, en especial, en los exvotos de bronce. Desarrolló un esfuerzo de aproximación espacial a un santuario que, aunque intervenido en numerosas ocasiones, seguía prácticamente desconocido y realizó varias campañas de excavación, las de las últimas etapas, junto al equipo del antiguo Colegio Universitario de Jaén. Lo que se conoce, desde un punto de vista estructural y organizativo, se ha obtenido gracias a estas intervenciones, cuya recopilación se ha publicado en una monografía titulada El santuario ibérico de Castellar, Jaén Intervenciones arqueológicas 1966-1991.

A partir del año 2000 los trabajos de investigación se han enmarcado en diferentes vías de aproximación. De un lado, el marco general de investigación de los santuarios de Cástulo ha posibilitado el desarrollo de actuaciones de prospección arqueológica superficial, centradas no sólo en el santuario, sino en el entorno. Este trabajo estaba orientada a un trabajo de análisis mayor, integrado en la elaboración de la tesis doctoral titulada Territorio, culto e imagen: los santuarios del Alto Guadalquivir (siglo IV a.n.e.-siglo I), defendida en la Universidad de Jaén en el año 2008. Por otro lado, la puesta en marcha del Proyecto Viaje al tiempo de los iberos (Diputación Provincial de Jaén), ha supuesto el impulso definitivo para este santuario y ha permitido la realización de diferentes actuaciones. Una de ellas ha
sido la colaboración en la elaboración de los contenidos para el futuro centro de interpretación del santuario de Castellar, monográfico sobre los exvotos de bronce ibéricos. En este mismo marco, el Ayuntamiento de Castellar encargó al Centro Andaluz de Arqueología Ibérica la elaboración de un Plan Director que diseñara la programación de las fases de intervención que se han de seguir en este santuario para su puesta en valor. Este trabajo ha incluido una actuación arqueológica, desarrollada en el otoño de 2008, consistente en la revisión del santuario, así como en la limpieza de algunas áreas de la ladera de la Cueva de la Lobera. Su redacción definitiva verá la luz a través de una monografía que será publicada en este año 2012.

Recientes trabajos y apuestas políticas por el patrimonio ibero han confluido en la inauguración, en el año 2011, del Museo Ibero del Santuario de la Cueva de la Lobera y de una primera fase de adecuación de la visita al santuario. El año 2012 se convierte en una fecha clave de reflexión sobre la historia de un espacio emblemático en el territorio ibero. Por ello se proponen una serie de actividades dirigidas a celebrar la conmemoración de estos 100 años de investigaciones, en los que no solo se reúna la comunidad científica en torno a una temática como es la religiosidad y el culto en época ibérica, sino que trascienda al municipio y a la comarca en la que se ubica este santuario.

Image 005Image 006

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CENTRO DE DOCUMENTACIÓN VIRTUAL DE LOS IBEROS

Eventos